Posteado por: pietrelcina | noviembre 19, 2008

El Padre Damián – el leproso voluntario por amor –

Santo Padre Damián de Molokai
Misionero de los
Sagrados Corazones (1840-1889)
Memorial: 10 de Mayo

p-damian

“Ningún sacrificio es demasiado grande si se hace por Cristo”
-Padre Damián

Nació el 3 de enero en la finca de sus padres, en Tremeloo, Bélgica. Su nombre de bautismo es José de Veuster. Estudió en Braine-le-Comte. Entró en la vida religiosa con los Padres de los Sagrados Corazones de Jesús y María (SS.CC.), el 7 de Octubre de 1860 y tomó como nombre Damián.

Siendo novicio en París se ofreció para las misiones. Los SS.CC. habían llevado la Iglesia Católica a Hawai y todavía estaban encargados los sacerdotes. En 1864 lo enviaron a aquellas islas y dos meses mas tarde, el 24 de mayo, fue ordenado sacerdote en Honolulu, la capital.

Su primera parroquia fue con los nativos de Puno y Kohala, tierra árida y volcánica donde no existía iglesia ni ayuda alguna. La extensión de su territorio es aproximadamente lo que toda Bélgica, su patria. Recorría todo ese terreno sin detenerse ante las grandes dificultades. Trabajó con sus manos para construir la iglesia y se ganó la estima de aquella gente.

1873 MOLOKAI

En Hawai se desató una terrible epidemia de lepra. El pánico cundía por todas partes ya que se trata de una enfermedad terrible en la que se pudre lentamente el cuerpo del enfermo. No se conocía cura.

El rey promulgó un decreto: todos los que contraen la enfermedad deben ser aislados, llevándoseles a una colonia especial para ellos en la isla de Molokai. Debían por tanto separarse para siempre de su familia. Se les llevaba alimentos y algunos abastecimientos pero por lo demás eran allí abandonados a su suerte.

En 1873 el obispo de las islas se preocupaba de el cuidado espiritual de los leprosos. Pero comprendía que si enviaba un sacerdote a Molokai sería con la condición que, bajo las nuevas regulaciones del gobierno, debería quedarse allí para siempre y casi de seguro contraería la enfermedad.

El Padre Damián pidió ser enviado. Inmediatamente se puso en camino. En Honolulu se embarcó con 50 leprosos que eran enviados a Molokai. Sus nuevos feligreses lo esperaban en la playa con  extrema necesidad y desesperación. En las pésimas condiciones que encontró en la colonia, solo tenía refugio en una cruda capilla de madera donde su primer acto fue arrodillarse a rezar. Se pasó esa noche limpiándola. Con tristeza escuchaba la risa de los borrachos, el llanto de los moribundos, los aullidos de los perros salvajes que devoraban a los muertos. Allí no había ley ni protección para nadie. Los niños y las mujeres vivían con temor por la frecuente violencia. La gente vivía sin esperanza y sin paz. Se consideraba aquel lugar como un infierno en la tierra.

El Padre Damián transformó aquel infierno con el poder del amor divino en una comunidad de y amor y paz. Por años sirvió solo como santo sacerdote ocupándose tanto las necesidades espirituales como las corporales. Bajo su supervisión se construyó la iglesia a la que nombró Santa Filomena, un hospital, enfermería, escuela, viviendas, etc. Su entrega llena de fe tornó aquel lugar abandonado de todos en una ejemplar comunidad donde se atendía a todos con esmero.

Por fin, en 1885, contrajo lepra a la edad de 49 años. A pesar del avance de la enfermedad, rehusó ser trasladado para recibir tratamiento.

“Hasta este momento me siento feliz y contento, y si me dieran a escoger la posibilidad de salir de aquí curado, respondería sin dudarlo: “Me quedo para toda la vida con mis leprosos””.

A pesar grandes sufrimientos y con su cuerpo deformado, continuó su ministerio hasta el fin de su vida.

Al final de su vida tuvo el consuelo del Padre Wendelin y las hermanas franciscanas que fueron a Molokai para encargarse de la enfermería. Entre ellas la beata Madre Marianna Cope quien dedicó mas de 30 años al servicio de los leprosos.

Padre Damián murió leproso el 15 de Abril de 1889. Fue enterrado junto a la Iglesia de Santa Filomena en Molokai, Hawai.

No faltaron acusaciones contra el Padre Damián aun después de su muerte. ¡Le acusaron hasta de buscar su interés personal! Pero no pudieron borrar la memoria de su santidad. Robert Louis Stevenson, presbiteriano, escribió una apasionante defensa al Padre Damián en 1905.

En 1936, el cuerpo del Padre Damián, que había siempre vivido en la mayor pobreza por amor al prójimo, fue  trasladado a la majestuosa catedral de Antwerp, Bélgica. El barco que le traía fue recibido por el cardenal primado de Bélgica, Van Roey, los obispos, el gobierno encabezado por el rey Leopoldo III y una gran multitud.

Una estatua de bronce del Padre Damián en el Capitolio de EE.UU. representa el estado de Hawai. Una réplica está en la Legislatura estatal de Hawai.

El primero de diciembre del 2005 el Padre Damián fue escogido por una encuesta nacional belga como el belga mas grande de todos los tiempos. Este día, coincidentemente es el “Día Internacional del S.I.D.A.” El Padre Damián es el patrono de los enfermos de S.I.D.A., los “leprosos de nuestros días”.

Beatificado por Juan Pablo II, el 3 de Junio, 1995 con el título de “Beato Damián de Molokai”

Canonizado por Benedicto XVI, el 11 de octubre de 2009.  – A.M.D.G.-

Películas  sobre el Padre Damián:

“Molokai”   – puede verse en:  http://www.convicciontv.conviccionradio.cl

Molokai: The Story of Father Damien” (1999)

CIUDAD DEL VATICANO, 1 DIC 2009 (VIS).-Benedicto XVI celebró la Santa Misa esta mañana temprano en la Capilla Paulina del Palacio Apostólico Vaticano con los miembros de la Comisión Teológica Internacional.

En la homilía, el Papa delineó la figura del verdadero teólogo, que no cae en la tentación de medir con el metro de su inteligencia el misterio de Dios, y afirmó que en los últimos doscientos años, por lo que respecta al estudio de la Sagrada Escritura, “hay especialistas y (…) maestros de la fe que han penetrado en los detalles (…) de la historia de la salvación. Pero no han podido ver el misterio en sí mismo, el núcleo central; que Cristo era realmente el Hijo de Dios”.

Pero en la historia de la Iglesia, prosiguió el Santo Padre, hay una larga lista de hombres y mujeres capaces de humildad y de llegar a la verdad, y citó entre ellos a Santa Teresa de Lisieux, a San Damian de Veuster, “pequeños que llegaron a ser doctos”, modelos en los que inspirarse, “que pueden anunciar su misterio porque se sintieron tocados en lo profundo del corazón”.

“Después de la resurrección -concluyó el Papa-, el Señor toca el corazón de Saulo en el camino de Damasco, de Saulo que es uno de los doctos que no ven. (…) Se vuelve ciego y al mismo tiempo vidente. El gran sabio pasa a ser pequeño y ve la (…) sabiduría de Dios (…) más grande que todas las sabidurías humanas”.

Posteado por: pietrelcina | noviembre 16, 2009

¡Nuevos Santos!

Canonización de los Beatos

 Segismundo Felinski Félix(1822 – 1895)

Francisco Coll Y Guitart (1812 – 1875)

José Damián de Veuster (1840 – 1889)

 Rafael Arnaiz Barón (1911 – 1938)

Maria de la Cruz (Juana) Jugan (1792 – 1879)

Presidida por el Santo Padre Benedicto XVI.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Que el Santo Padre Damián de Veuster y sus nuevos compañeros celestiales nos bendigan y  ayuden a llegar junto a  ellos,  a Jesús y su Santísima Madre en los Cielos

Posteado por: pietrelcina | octubre 18, 2009

EL SANTO PADRE DAMIÁN, APÓSTOL DE LOS LEPROSOS (videos)

Posteado por: pietrelcina | octubre 12, 2009

Mensaje del Santo Padre en la canonización del Padre Damián

Auténtica vida cristiana implica heroísmo de la santidad, dice Benedicto XVI en canonización

VATICANO, 11 Oct. 09 / 05:56 am (ACI)

Benedicto XVI resaltó que la auténtica vida cristiana implica el heroísmo de la santidad. Ante los fieles que abarrotaron la Basílica de San Pedro, el Santo Padre procedió a la canonización de los Beatos: Zygmunt Szczesny Felinsky, Obispo y fundador de la Congregación de las Franciscanas de la Familia de María; Francisco Coll y Guitart, sacerdote dominico fundador de la Congregación de las Dominicas de la Anunciación de la Beata Virgen María; Jozef Damian de Veuster, sacerdote de la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y de María y de la Adoración Perpetua del Santísimo Sacramento del Altar; Rafael Arnáiz Barón, religioso del Orden Cisterciense de la Estricta Observancia; y Marie de la Croix Jugan, fundadora de la Congregación de las Pequeñas Hermanas de los Pobres. En su homilía el Santo Padre destacó la santidad como la acogida a la exigente invitación del amor de Dios que pide una confianza sin reserva ni medida con una humilde docilidad para poder seguir a Cristo crucificado y resucitado. Reflexionando sobre el joven que pregunta a Jesús por el modo de llegar a la vida eterna, el Papa hizo notar que “de lo poco que se dice podemos sin embargo percibir su sincero deseo de alcanzar la vida eterna conduciendo una honesta y virtuosa existencia terrena. Conoce en efecto los mandamientos y los observa fielmente desde la juventud”. Y sin embargo, continuó, “todo esto, que ciertamente es importante, no basta. Falta una sola cosa, pero una cosa esencial. Viéndolo bien dispuesto, el divino Maestro lo fija con amor y le propone el salto de calidad, lo llama al heroísmo de la santidad, le pide dejarlo todo para seguirlo”. “La vocación cristiana –prosiguió– brota de una propuesta de amor del Señor, propuesta que solo puede realizarse gracias a una respuesta de amor de parte nuestra. Jesús invita a sus discípulos al don total de su vida, sin cálculos o algo a cambio, con una confianza sin reserva a Dios”. Benedicto XVI recordó así que son justamente los santos quienes “acogen esta exigente invitación y que se ponen con humilde docilidad al seguimiento de Cristo crucificado y resucitado. Su perfección, en la lógica de la fe a veces incomprensible desde el punto de vista humano, consiste en no poner más al centro de todo a uno mismo, sino en optar por ir contra corriente viviendo según el Evangelio”. Seguidamente el Papa dedicó algunas palabras a cada uno de los nuevos santos: “Zygmunt Szczęsny Feliński se preocupó con celo por el crecimiento espiritual de los fieles, ayudaba a pobres y huérfanos. Veló por una sólida formación de los sacerdotes. Alentó a todos hacia una renovación interior. Por orden del zar ruso pasó veinte años en exilio en Jaroslaw a las orillas del Volga, sin poder retornar a sus diócesis. En todo momento conservó una decidida confianza en la Divina Providencia”, dijo el Papa. “San Francisco Coll se dedicó a propagar la fe con firmeza, cumpliendo así fielmente su vocación en la Orden de los Predicadores dominicos. Su pasión fue predicar con el fin de anunciar y reavivar en los pueblos y ciudades de Cataluña la Palabra de Dios, ayudando así a la gente al encuentro profundo con Él. Un encuentro que lleva a la conversión del corazón, a recibir con gozo la gracia divina y a mantener un diálogo constante con Nuestro Señor mediante la oración”. Por eso, explicó el Papa, “su actividad evangelizadora incluía una gran entrega al sacramento de la Reconciliación, un énfasis destacado en la Eucaristía y una insistencia constante en la oración. Francisco Coll llegaba al corazón de los demás porque trasmitía lo que él mismo vivía con pasión en su interior, lo que ardía en su corazón: el amor de Cristo, su entrega a Él”. Seguidamente el Pontífice resaltó que “para que la semilla de la Palabra de Dios encontrara buena tierra, Francisco fundó la congregación de las Hermanas Dominicas de la Anunciata, con el fin de dar una educación integral a niños y jóvenes, de modo que pudieran ir descubriendo la riqueza insondable que es Cristo, ese amigo fiel que nunca nos abandona ni se cansa de estar a nuestro lado, animando nuestra esperanza con su Palabra de vida”. A continuación reflexionó sobre la figura del P. Damián de Molokai, conocido también como el “Apóstol de los leprosos” (en el siglo Jozef de Veuster) quien “en 1863 dejó su país natal para anunciar el Evangelio al otro lado del mundo, en las Islas Hawai. Su actividad misionera, que tanta alegría le dio, llegó a su culmen en la caridad. Sin ausencia de miedo, optó por ir a la Isla de Molokai al servicio de los leprosos que ahí vivían abandonados; de este modo se expuso a la enfermedad que ellos padecían. Se sintió en casa con ellos”. “El servidor de la Palabra se volvió así en un servidor sufriente, leproso con los leprosos, durante los últimos cuatro años de su vida. Para seguir a Cristo, el Padre Damián no solo dejó su patria, puso también en juego su salud: por ello él recibió la vida eterna”. “A la figura del joven –prosiguió el Pontífice hablando en español- que presenta a Jesús sus deseos de ser algo más que un buen cumplidor de los deberes que impone la ley, volviendo al Evangelio de hoy, hace de contraluz el Hermano Rafael, hoy canonizado, fallecido a los veintisiete años como Oblato en la Trapa de San Isidro de Dueñas. También él era de familia acomodada y, como él mismo dice, de ‘alma un poco soñadora’, pero cuyos sueños no se desvanecen ante el apego a los bienes materiales y a otras metas que la vida del mundo propone a veces con gran insistencia”. Este joven monje, dijo el Papa, “dijo sí a la propuesta de seguir a Jesús, de manera inmediata y decidida, sin límites ni condiciones. El Hermano Rafael, aún cercano a nosotros, nos sigue ofreciendo con su ejemplo y sus obras un recorrido atractivo, especialmente para los jóvenes que no se conforman con poco, sino que aspiran a la plena verdad, a la más indecible alegría, que se alcanzan por el amor de Dios”. En francés, Benedicto XVI se refirió a la vida de la ahora Santa Marie de la Croix quien se convierte “también en un faro para guiar nuestras sociedades”. “Nacida en 1792 en Cancale, en Bretaña, Jeanne Jugan se preocupó por la dignidad de sus hermanos y hermanas en humanidad, que con la edad se hacían vulnerables, reconociendo en ellos a la persona misma de Cristo”. “’Mirad al pobre con compasión –decía ella– y Jesús os mirará con bondad, en vuestro último día’. Esta mirada de compasión para los ancianos, nacida de su profunda comunión con Dios, Jeanne Jugan la ha llevado a través de su servicio alegre y desinteresado, ejercido con dulzura y humildad de corazón, haciéndose ella misma pobre entre los pobres”. “Jeanne ha vivido el misterio del amor aceptando, en paz, la oscuridad y el dolor hasta su muerte. Su carisma tiene siempre actualidad, dado que existen tantas personas ancianas que sufren la pobreza y la soledad, abandonadas incluso por sus familias”, dijo el Papa. El Santo Padre terminó su homilía agradeciendo al Señor por “el don de la santidad que hoy brilla en nuestra Iglesia con singular belleza. Quiero dirigir una invitación a todos para que se dejen atraer por los ejemplos luminosos de estos Santos para que toda la existencia sea un canto de alabanza al amor de Dios”.

Posteado por: pietrelcina | octubre 8, 2009

CRONOLOGÍA DEL PADRE DAMIÁN DE MOLOKAI

CRONOLOGÍA DEL BEATO DAMIÁN DE MOLOKAI

P. Damián de Veuster Sacerdote y misionero belga en Molokai.

1840: 3 de enero: nacimiento en la granja de Ninde del pueblo de Tremeloo (Bélgica). Bautismo el mismo día de su nacimiento. Padres: Francisco de Veuster y Ana Catalina Wauters.

1844: Escuela elemental en Werchter. 1853: Termina la escuela primaria. 1858: 15 de mayo: Escuela de Braine-Le-Comte. Octubre: Una misión predicada afirma su vocación religiosa.

1859: Enero:Viaje a Lovaina. Se queda con Pánfilo, su hermano. 2 de febrero: Toma de hábito como Hermano de Coro. A los seis meses pasa a ser Hermano Estudiante. Junio: Continúa el Noviciado en Central lssy (París) 1860: 7 de Octubre: Profesión religiosa en Picpus. Comienza sus estudios eclesiásticos en París 1861: Septiembre: Estudios de teología en Lovaina 1863: 19 septiembre: Ordenes Menores en Malinas. Octubre: Damián se ofrece como misionero al P. General, y obtiene ir en lugar de su hermano enfermo 23 Octubre: Retiro espiritual para los misioneros. Despedida de su madre en el santuario de Nuestra Señora de Monteagudo. 2 Noviembre: Embarque hacia Honolulu. Sale el 9 del puerto alemán de Bremen con 1 0 religiosas y 6 hermanos ss.cc.

1864: 19 Marzo: Llegada a Honolulu (Hawaii) después de 148 días de travesía. 26 Marzo: Ordenación de subdiácono. 17 abril: Ordenación de diácono. 21 Mayo: Ordenación sacerdotal en Honolulu por Mons. Maigret con 4 compañeros de viaje. 5 Junio: El P. Damián es enviado a Puna (isla de Hawaii). Llega el 28. Está ocho meses.

1865: 19 Marzo: Traslado al distrito de Kohala, más grande y más difícil, en el que permanece 8 años.

 1873: 4 Mayo: Convocatoria de misioneros en Vailuku (isla de Maui) para inaugurar la nueva iglesia. M. Maigret expone la triste situación de Molokai. Damián se ofrece a ir el primero. 10 Mayo: El P. Damián desembarca en la leprosería. Tenía 33 años.

1876: Llega con el P. Burgermann para atender el interior de la isla, en la que permanece hasta 1880. Damián le construye una iglesia.

1880: Enero: siente las primeras molestias en la pierna izquierda. Agosto: Llega el P. Montiton para residir y servir en Kalaupapa. Septiembre: es condecorado Caballero Comendador de la Orden Real de Kalaupapa. (Rey de Hawaii). 1882: Desavenencias con su compañero Montiton. 1883: Enero: Pierde la sensibilidad en el pie izquierdo.

1884: El Dr. Arning, leprólogo de Honolulu, le detecta analgesia e insensibilidad, propia de la lepra en su pierna. Le comunica que está leproso. Septiembre: el obispo Koeckemann escribe que el P. Damián tiene lepra. Noviembre: Vivencia intensa de su enfermedad. Diciembre: Viaja a Honolulu: se abrasa el pie durante un baño de pies y no siente nada.

1885: Primavera: El Dr. Arning (Honolulu) y el Dr. Mouritz (Molokai) examinan juntos al P. Damián y no encuentran en todo su cuerpo “otra” enfermedad que la lepra. Finales: Aparece el primer tubérculo leproso en su oreja derecha y comienza la invasión de todo su rostro.

1886: 10 Julio: Va al hospital de leprosos de Honolulu, para observar el tratamiento del japonés Dr. Goto. Recibe la visita del Rey, del Primer Ministro, y del Obispo. Habla con las monjas franciscanos para que vayan a Molokai. 29 Julio: Llega Ira Barnes Dutton, el “Hermano José”, la gran ayuda y consuelo de Damián.

1887: Primavera: Comienzan a llegar las ayudas económicas del pastor anglicano Chapman, de Londres, que perturbarán al Gobierno. 1888: Inicios: Un huracán hunde el campanario de Sta. Filomena. Damián muy leproso y con leprosos, rehace todo en mampostería. 8 Mayo: Llega el sacerdote belga L. Conrardy, misionero entre los indios de EE.UU. Gran ayuda como sacerdote para Damián y su consuelo. Noviembre: Llegan las religiosas franciscanos americanas, que servían ya en el hospital de Honolulu. Se hacen cargo de¡ nuevo hospital para mujeres en Kalaupapa. Con ellas el P. Wendelin, capellán y misionero en Kalaupapa. Llega también Jacques Sinnett, irlandés, atraído por la fama del P. Damián. Buen compañero y ayuda. Veló continuamente la última enfermedad del P. Damián con Conrardy. Navidad: Llega el pintor E. Clifford, que permanece 15 días. Le pintó varios retratos durante su estancia.

1889: Marzo: El leprólogo de Nueva York, Dr. A. Morrow, visita la leprosería. Tomó dos fotografías: una con sus huérfanos al aire libre y otra sólo de busto tocado con la teja. 23 Marzo: Cae en cama por primera vez, después de trabajar a tope el día anterior. 27 Marzo: Ya no vuelve a levantarse. Le fuerzan a aceptar una cama: en Molokai dormía siempre con el colchón de paja sobre el suelo. Cada noche al sonar las doce, L. Conrardy, acompañado de Sinnett, que llevaba el farol, le traía la comunión de la iglesia. “Parecía un serafín”‘ (Sinnett). 2 Abril: Recibe la Unción de enfermos. 13 Abril: Se agrava y el Dr. Swift le hace unas fotografías en su lecho de muerte. 15 Abril: De mañana entra en agonía, destrozada la garganta y los pulmones. El P. Wendelin viene corriendo de Kalaupapa; en el camino otro mensajero le avisa de que acaba de morir. 16 Abril: Enterramiento de Damián a la sombra del pandano, al costado de la Iglesia de Santa Filomena. “Hasta este momento me siento feliz y contento, y si me dieran a escoger la posibilidad de salir de aquí curado, respondería sin dudarlo: -Me quedo para toda la vida con mis leprosos-“.

 

Imagen31994: Declarado Beato por Juan Pablo II.

 2009: Declarado Santo por Benedicto XVI.

¡La ceremonia de canonización del Beato Padre Damián de Veuster será televisada por el canal EWTN

escbenedicto

Ceremonia de Canonizacion del Beato Jozef Damian de Veuster y otros.
En Vivo desde Roma, celebración de Canonización de los Beatos Zygmunt Szcesny Felinski, Francisco Colli Guitart, Jozef Damian de Veuster, Rafael Arnáiz Barón, Marie de la Croix (Jeanne) Jugan.
América Latina y España: dom 10/11 4AM y 12PM

América del Norte Hispana:
dom 10/11 4AM y 9PM

El 21 de febrero tendrá lugar el consistorio que anunciará la fecha de la celebración

CIUDAD DEL VATICANO, lunes 16 de febrero de 2009 (ZENIT.org).-

El padre Damián, misionero entre los leprosos de Molokai (isla de Hawai), será proclamado santo después de que la Santa Sede haya reconocido un milagro atribuido a su intercesión. La Santa Sede ha hecho público este lunes que el próximo sábado 21 de febrero por la mañana tendrá lugar el consistorio público de los cardenales en el que se decidirá la fecha de la celebración de canonización de diez nuevos beatos. Se cumplirá así una petición que había presentado la Madre Teresa de Calcuta, algo más de trece años, después de su beatificación por parte de Juan Pablo II en Bruselas (el 10 de junio de 1995). En el consistorio participará monseñor Larry Silva, obispo de Honolulu. El beato Damián (1840-1889), su nombre de pila era Jozef de Veuster, había nacido en Bélgica. Era religioso misionero de los Sagrados Corazones de Jesús y María al llegar en 1865 a Honolulu, donde fue ordenado sacerdote. La lepra afectó seriamente a los nativos de las islas de Hawai, enfermedad que desconocían antes de la llegada de los comerciantes. Ante el miedo a que se esparciera la epidemia, el rey Kamehameha IV segregó a los leprosos del reino trasladándolos a una colonia establecida para ellos en el norte, en la isla de Molokai. La “Royal Board of Health” los proveyó con suministros y comida, pero no contaban con los medios apropiados para ofrecer asistencia médica. El padre Damián solicitó a su obispo instalarse en la isla para atender espiritualmente a los enfermos, que morían en gran número. Con su actividad pastoral, construyó estableció una parroquia, fundó escuelas, y regeneró la convivencia social en la “colonia de la muerte”, donde enfermos peleaban para sobrevivir. Falleció a causa de la lepra. La canonización tiene lugar después de que la Santa Sede reconociera un milagro atribuido a su intercesión: la curación de la señora Audrey Toguchi de Honolulu, enferma de cáncer –liposarcoma pleomorfico metastalizado–, una enfermedad que no tiene curación humana. En un testimonio al que ha tenido acceso ZENIT, Audrye cuenta cómo tuvo lugar el milagro. “Me dirigí al beato Damián –dice Audrye–. Fue el hombre central de mis oraciones: desde el 1 de mayo hasta el 19 de enero 2004 mis oraciones fueron dirigidas a Dios exclusivamente por medio del beato Damián. Estoy convencida que esta milagrosa desaparición del cáncer se debe a la intercesión del beato Damián”.

Posteado por: pietrelcina | noviembre 30, 2008

Beata Madre Marianne de Molokai

Beata Madre Marianne de Molokai
1838-1918
Fiesta 23 enero

marianne_cope

Nacida en Heppenheim, Alemania el 23 de Enero de 1838, fue bautizada Maria Anna Barbara Koob. Cuando tenía tres años de edad su familia se mudó a Estados Unidos, estableciéndose en Utica, Nueva York.

Entró en la vida religiosa en Syracuse, Nueva York con las Hermanas de la Tercera Orden Franciscana. Tomó el nombre de Marianne.

Cuando las hermanas recibieron noticia de que el rey David Kalakaua de Hawai buscaba ayuda para los leprosos, la Madre Marianne y seis otras respondieron y en 1883 se  trasladaron a Honolulu como misioneras. La Madre Marianne tenía 45 años, había estado en la orden 21 años y era supervisora del Hospital San Jose en Syracuse cuando acceptó la llamada.

En 1888 se mudó a Kalaupapa en Molokai para ayudar a los leprosos. El Padre Damián, párroco de los leprosos, había contraído la enfermedad y murió atendido por la Madre Marianne.

marianne_molokai_cuerpodamian

Después de su muerte, ella y sus hermanas se hicieron cargo de los pacientes de Kalaupapa por los próximos 30 años. Además de la enfermería para los leprosos, supervisaba escuelas distribuidas en cuatro islas.

Nunca contrajo lepra lo cual se podría considerar un milagro. Murió a los ochenta años de edad, el 9 de agosto de 1918

En 1924 el Convento de San Francisco en Honolulu fue fundado en su memoria para entrenar enfermeras para trabajar con los leprosos. En la actualidad es la escuela de San Francisco, para niñas de sexto a noveno grado.

El 14 de Mayo del 2005 fue la primera persona beatificada por el Papa Benedicto XVI en el Vaticano. Se había dado un milagro de curación milagrosa en una joven que le rezó a la Madre Marianne.

Posteado por: pietrelcina | noviembre 27, 2008

Fragmentos de cartas enviadas por el P. Damián

A Carlos Warren Stoddard, 5 de octubre de 1885.

“Ahora ya me es imposible ir a Honolulú porque la lepra aparece visible. Supongo que mi rostro pronto quedará desfigurado. Seguro como estoy de la realidad de mi enfermedad, permanezco tranquilo y resignado e incluso me siento más feliz entre mi gente. Dios sabe lo que más conviene a mi santificación y con este convencimiento digo todos los días: -Hágase tu voluntad-“.

A su hermano Pánfilo, 9 de noviembre de 1887.

“Ha sido un agrado del Señor confiarme el cuidado del bienestar espiritual de los infortunados leprosos desterrados en Molokai. Como sabes, hace tiempo que la Divina Providencia me escogió para convertirme en víctima de esta repugnante enfermedad. Espero permanecer eternamente agradecido a Dios por este favor. Me parece que esta enfermedad abreviará un poco y hasta hará más estrecho el camino que me conducirá a nuestra querida patria. En esta esperanza he aceptado esta enfermedad como mi cruz especial; trato de llevarla como Simón el Cireneo, siguiendo las huellas de nuestro Divino Maestro”.

A su hermano Pánfilo, 16 de noviembre de 1887.

“Continúo siendo el único sacerdote en Molokai. El padre Columbano y últimamente el padre Wendelin Moellers son los únicos hermanos que he visto desde hace dieciséis meses. Por tener tanto que hacer, el tiempo se me hace muy corto; la alegría y el contento del corazón que me prodigan los Sagrados Corazones hacen que me crea el misionero más feliz del mundo. Así es sacrificio de mi salud, que Dios ha querido aceptar haciendo fructificar un poco mi ministerio entre los leprosos, lo encuentro después de todo bien ligero e incluso agradable para mí, atreviéndome a decir como San Pablo -Estoy muerto y mi vida está escondida con Cristo en Dios-“.

carta-del-p-damian

Posteado por: pietrelcina | noviembre 24, 2008

Novena al Padre Damián

Novena al Padre Damián, de los Sagrados Corazones, Apóstol de los leprosos

estatua-del-padre-damian-de-molokai-en-el-jardin-de-la-revista-reinado-social-calle-del-padre-damian-2-madrid1

ORACIÓN PREPARATORIA PARA TODOS LOS DÍAS

¡Oh Sagrados Corazones de Jesús y de María! Yo siento alegría inmensa y confianza sin limites al contemplar los numerosos favores que concedéis a cuantos acuden a Vos con fe y humildad por mediación de vuestro amado siervo el Padre Damián, que superando la repugnancia de los sentidos, por vuestro amor se entregó en cuerpo y alma al cuidado de los pobres leprosos de Molokai.

Impulsado por la confianza que me inspira su valimiento poderoso ante Vos y su caridad abrasadora hacia todos los afligidos, os ofrezco con todo el fervor de que soy capaz esta Novena de alabanzas y súplicas, para obtener la gracia que os pido, si es para mayor gloria vuestra y bien de mi alma, y en caso contrario, un aumento de gracia, para conformarme enteramente con Vuestros adorables designios en este asunto que os encomiendo. Así sea.

Rezar a continuación la oración del día que corresponda:

DÍA PRIMERO
Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

¡Oh Sagrados Corazones de Jesús y de María! Por aquella generosidad con que el Padre Damián respondía al llamamiento divino, viendo siempre y en todo con fe viva la voluntad de Dios, os pido encarecidamente que además de la gracia particular de esta Novena, me concedáis el ser siempre fiel a vuestros deseos con una prontitud y generosidad semejante a la suya, a fin de que la fe recibida en el Bautismo crezca y se desarrolle sin cesar en mi alma. Así sea.

Petición… Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

DÍA SEGUNDO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

¡Oh Sagrados Corazones de Jesús y de María! Por aquella esperanza inquebrantable que sostuvo al Padre Damián durante toda su vida, confiando ciegamente en vuestra providencia paternal, os suplico humildemente que además de la gracia particular de esta Novena, me concedáis no desfallecer jamás en las adversidades de la vida, sino antes bien, animado con la esperanza del Cielo, vivir siempre confiado en vuestro amor misericordioso. Así sea.

Petición… Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

DÍA TERCERO Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

¡Oh Sagrados Corazones de Jesús y de María! Por aquella caridad abrasadora que sintió el Padre Damián desde niño hacia los pobres necesitados, os ruego me concedáis la gracia particular de esta Novena, de que mi corazón se inflame más y más cada día en aquel amor divino en que Vos os abrasáis y en el que tanto anheláis ver inflamados a todos los hombres. Así sea.

Petición… Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

DÍA CUARTO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

¡Oh Sagrados Corazones de Jesús y de María! Por aquella humildad profunda que adornó el alma del Padre Damián y que le hizo obedecer ciega y constantemente las menores indicaciones de sus Superiores, considerando como lo más natural el encerrarse solo y para siempre en la Leprosería de Molokai, haced, os suplico, que además de la gracia particular de esta Novena, jamás me deje dominar en mis pensamientos, palabras y obras por la pasión de la soberbia, que tanto os ofende a Vos y tantos males acarrea al mundo y a cuantos siguen sus máximas. Así sea.

Petición… Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

DÍA QUINTO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

¡Oh Sagrados Corazones de Jesús y de María! Por aquel celo inextinguible que devoró el alma del Padre Damián en pro del bien espiritual y temporal de sus amados leprosos, llegando hasta el extremo de dar su vida por ellos, os ruego humildemente que además de la gracia particular de esta Novena, hagáis que me ocupe más de mis intereses espirituales y de la salvación de los demás. Así sea.

Petición… Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

DÍA SEXTO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

Oh Sagrados Corazones de Jesús y de María! Por aquel amor al trabajo que caracterizó al Padre Damián desde niño en todas sus ocupaciones, por ordinarias y agobiadoras que fuesen, os suplico humildemente que además de la gracia particular de esta Novena, me concedáis un gran espíritu de fe, para ver en el aprovechamiento del tiempo presente el medio más eficaz de procurar la gloria de Dios, la salvación de las almas y mi propia santificación. Así sea.

Petición… Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

DÍA SÉPTIMO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

¡Oh Sagrados Corazones de Jesús y de María! Por aquella constancia y fortaleza admirable con que el Padre Damián sobrellevó, primero en los demás y luego en su propio cuerpo, la horrible enfermedad de la lepra, unido esto al dolor de la soledad e impotencia para remediar tanto mal como le rodeaba, os ruego humildemente que además de la gracia particular de esta Novena, hagáis que acepte siempre con la vista puesta en Dios todas las penas y contrariedades de la vida. Así sea.

Petición… Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

DÍA OCTAVO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

¡Oh Sagrados Corazones de Jesús y de María! Por aquella devoción tan tierna que el Padre Damián profesó siempre a la Santísima Virgen, os suplico ardientemente que además de la gracia particular de esta Novena, me concedáis el portarme siempre y en todo como hijo amante vuestro, a fin merecer un día la dicha de ser presentado por Ella ante vuestro tribunal, para gozar por siempre en el Cielo de vuestra compañía. Así sea.

Petición… Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

DÍA NOVENO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

¡Oh Sagrados Corazones de Jesús y de María! Por aquel acendrado amor que el Padre Damián profesó a la Divina Eucaristía, ya como Manjar de su alma en sus Misas y Comuniones, ya como solaz de su espíritu en sus fervorosas adoraciones ante el Sagrado Tabernáculo, os pido encarecidamente que además de la gracia particular de esta Novena, hagáis que crezca en mí más y más la devoción al Santísimo Sacramento, y cada día prepare mejor mi corazón para recibirlo con el máximo fruto. Así sea.

Petición… Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

sc2

Older Posts »

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.